12 julio 2007

De Babas y Flores

Estoy convencido que cuando las mujeres me ven tienen dos reacciones distintas pero con un detalle curioso: ocurre en el mismo lugar y no hay punto medio. Es decir, o les da ese dulce y quincieaniero dolor de panza, o les da cagadaera. No hay vuelta.
Hoy, cuando me subí al bondi y la vi, lo supe: era la mujer de mi vida. Siempre el primer pensamiento es el clásico "TE PARTO" pero luego, cuando se supera la etapa inicial en la que dejas de pensar en todas las cosas que le haría si el colectivo estaba vacio, se ve realmente la cosa. Era de esas señoritas que uno desea, luego de embrocharla, tenerla en la mesita de luz para que me haga mimitos en la cabeza antes de dormir. Hasta pensé en parar el artefacto que nos transportaba, bajar rapidisimo, comprar un ramo de flores y darselo. Así le hacía creer que el Mercedez Benz en el que viajabamos era eso y no el 152. En fin, iban como quince minutos de viaje y yo ya estaba a punto de sentarme al lado suyo para proponerle casamiento, tener cuatro hijos, nombrarle a cada uno de ellos y hasta decirle a que colegio los ibamos a mandar. Hasta que lo peor ocurrió: me dormí. No, no es que estuve sin hacer nada DESPIERTO. Me dormí literalmente. Me planché. Venía tan cansado que ni cuenta me dí.
Luego de intensos cuarenta y cinco minutos de siesta con el solcito pegandome en la cara, mis propios ronquidos hicieron las veces de alarma programada para despertarme JUSTO donde me tenía que bajar. Mi maravilloso cuento de hadas y principes, cachos y beatrices había terminado para dar con la pesadilla que me tocó por realidad. Para ingrata sorpresa, los compañeros de viaje y mi doncella no solamente se reían de mis sonidos nasales. También miraban con asco y frustración al hilo de baba engripada que unía con profunda intensidad mi boca con la ventana del colectivo. Era la hora de bajarse, dejar de pasar vergüenza y olvidar lo ocurrido. Pensé en hacer dos alianzas con la baba que salía de mi boca, pero después de pensarlo friamente, hasta a mí mismo me dio asco. Nos bajamos en Bulnes y le tiré una miradita ganadora cual Derek Zoolander esperando un mínimo de reaccion por parte de la dama. Al descender del vehículo su amante la estaba esperando en la parada. Ahora la nueva idea con la baba era de pegarsela en un ojo al sujeto este, pero bueno, ¿Que más quiere uno que la srta que desea esté feliz, aunque sea con otro, no?

4 comentarios:

Lulyta dijo...

Qué historia triste! :( Al menos despertaste justo en donde tenías que bajar, hay que ver el lado positivo de las cosas(?). En serio, aflojá un poco con el laburo, al menos así descansas! Beso! ;)

porteña dijo...

Cómo que qué más quiere uno??? Yo te digo mi querido Chulián que si no puedo tener al hombre que quiero, no voy a parar hasta que alguna macumba de las 1000 que le haría se cumpla y sea infeliz con una gorda llena pus por el restoi de sus días!!!!!!!
Besote, jeje.

flacha! dijo...

AUNQE HAYA SIDO UN DESAMOR A PRIMERA VISTA COMO ME ACABAS DE DECIR FUE HERMOSO EL FINAL Y ESO DEMUESTRA QE TENES CORAZON Y QE COMO POCOS HOMBRES NO PENSAS SOLAMENTE CON LA DE ABAJO(?)
LO UNICO, ME CAGUE DE RISA A MAS NO PODER CUANDO LLEGUE A LA PARTE DE LA BABA JAJAJAJAJAJ ES HORRIBLE QE TE PASE ESO SANTOCIELO!
PERO BUENO, LO POSITIVO NO SE, SOS FELIZ IGUAL:)
TE EXTRAÑO MUCHO CHULIAN DE MI CORAZONNN
CUANDO TE VEA TE VOY A DAR TODOS ESOS ABRAZOS QE TE DIJEE (L
TE QIERO MUCHO .RECUERDALO.AH RE!

Chulian dijo...

Yo pienso asi, mel! que queré que haga?
flaxa: asi me va también. jajajaj