19 diciembre 2008

Tais_toi!

Separados por alguns metros de distancia, puestos en cuclillas y formando un triángulo se encontraba un grupo de mimos maquillados. Advertido por la experiencia poco feliz del sujeto que había hecho una triste actuación hacía un par de cuadras, opté pasar lo más lejos posible que me permitiera el tumulto de gente. No tenía ganas de sumarme a una mini obra de teatro espontánea dirigida por nadie, mucho menos, por mudos de blanco.
En el preciso momento que sentí que la etapa más dura del trayecto estaba superada, que había pasado desapercibido, uno de los sujetos se paró en frente mío e impidió que yo siguiera caminando. Lo miré a los ojos y antes que pudiera emitir algún sonido, comenzó a señalarme el papel que él mismo había puesto en el suelo. Particularmente, no tengo ningún problema en levantar del piso mugre ajena y depositarla en el cesto correspondiente, pero cuando el asunto involucra mimos, ya pasa a ser un problema mayor. Ante mi negativa y mi súplica desesperada por seguir mi camino, el muchacho no solo no me dejaba pasar sino que seguía con su triste actuación de enojado por la suciedad y para colmo se sumó un segundo mimo. Éste era el que más me molestaba. Tenía en la cabeza pelo duro con rulitos cortos, como si fueran pelos de concha mal oliente; llevaba unas lágrimas negras pintadas en sus cachetes y se lleva los puños cerca de los ojos, prentendiendo estar llorando porque yo no quería colaborar con la causa. Incluso llegó a señalarme a mí y al puto papel para que de una buena vez lo recolectara. si bien hize la propuesta de hacerlo llorar en serio y a costas de un golpe de puño de mi parte, el sujeto hizo caso omiso a mi gran idea. Soy un tipo manso, pero tengo una derecha más que respetable.
Durante diez minutos discutimos los dos mudos y yo, que tuve que contenerme de golpearlos ya que temía que algún miembro de la Sociedad Protectora de Mimos estuviera presente para denunciarme por la masacre que estaba por desatarse.
Luego de que el imbécil me diga: "Dale, levantá el papel ¿Qué te cuesta?" le salté a la yugular cuestionandole su profesión, su mudez, su condición de ser humano. Tuve que amenazarlo de muerte y dejarle bien claro que la próxima vez que el destino nos cruzara, yo iba a tener permitido el uso de armas de fuego y balas suficientes para hacer justicia.
Finalmente logré huir pensando que lo de los mimos es algo muy Tellerman, muy afrancesado, que evidentemente el mal gusto también le llegó a Mauricio Macri, que zarpado en limpiar la ciudad lo único que sigue haciendo es ensuciar su triste, muda, rayada, gastada y detestable imagen.

11 comentarios:

Chulian dijo...

Como 2 meses para escribir estos 3 párrafos del orto....

Anónimo dijo...

te adoroo mi vida...
AHH
aguante los mimos, yo los re banco
jajajaja...

Marrrrrrrr

Mariu (hna Dotto) dijo...

1. Tenés mi voto con lo de los chinos enanos, siempre y cuando vengan con moño y se limpien solos, no voy a andar limpiando esos pequeños trastes.
2. Tb con lo de los capitanes del espacio. Y pensar q tenía una proveedora q me los traía, q cagada che.
¿En dónde se firma?




Si, ya sé q este no es el posteo, llegué un poco tarde. Además este te lo comenté via msn

Claris dijo...

Pero qué parrafos!!!
Estas cosas sólo te pasan a vos..
Besos Chu
Claris, "la abandonada"

Superchic dijo...

los mimos son de terror!!!

Cecilia Díaz dijo...

Muy buenos párrafos!!!
bajamos el nivel de metáforas que se pisan los talones, bien!!!!
Si bien hay expresiones que no me gustan, el final es glorioso.
ahora cuestionar un mimo es cuestionar una política y un modo de entender el estado.

Saludos!

ccccc dijo...

Mil años que no pasaba, mil años que no hablo con vos. Mal ahi nosotros Chulian!

Cheee, pero estas seguro que el pelo del chico este era como lo describis? Poooobre, jaja

Agus dijo...

jaja ... yo ya te lo dije, también odio a los mimos!



Mil años q no pasaba!
besito

Julia... dijo...

A mí me freakean más los payasos, tal vez porque SI hablan, y también usan demasiado maquillaje y tratan de animarte con una rutina vieja, explotada y mediocre. Ser mimo debería estar igual visto que ser skinhead. Es ofensivo y molesto.

Akasha ::.. dijo...

Ajjjjj los odio, los odio.
Fundemos el club d los Odia-Mimos.

Julieta dijo...

Me irritan los mimos... pero más las estatuas vivientes, no me preguntes porqué.