01 mayo 2010

Mar... con o sin Plata

Mar del Plata no se cansó de sorprenderme desde el primer momento.
Apenas comenzada la caminata matutina por la costa, con el pantalón arremangado hasta las rodillas y las olas mojándome las patas, divisé a dos señoras que por su atuendo serían divisadas a diez kilometros de distancia y en penumbras.
Una de ellas lucía un trajecito color turquesa con un cinturón de colores que le rodeaba por completo los resultados de una vida de buen comer. Se me acercó para pedirme un cigarrillo y apenas saqué mi mano para tenderle la pequeña barrita de tabaco, la tomó y empezó a jugar con las líneas de la palma. De ojos negros e impacientes, comenzó a hablarme e inmediatamente me cegué. No se trataba de un conjuro, de la sal en el aire marino o de algún miticismo de su presencia. Digamos que me encandiló hasta lo más profundo del cerebro con el reflejo del sol sobre sus dientes perfectamente revestidos en oro.
Me pidió dinero, y aunque en un primer momento ofrecí monedas, la dama insistió hasta dar con su cometido: saqué de la billetera dos pesos.
Me habló sobre las miserias humanas, sobre la traición de un amigo, y me pidió otro billete, esta vez de diez pesos, que formando una cruz con el anterior solucionarían mis problemas económicos. En vano fue ofrecer resistencia a la voluptuosa sexagenaria, que devenida en barrabrava, me presionó lo suficiente como para hacerme entender que no se trataba de un chiste.
La señora continuó su discurso un lapso de tiempo que no logro recordar y en simultáneo su acompañante auguraba mi éxito en terrenos carnales. Al momento de despedirse, me obligó a abrazarla con fingido cariño, besarle el cachete adiposo con amor adolescente y me dejó una suerte de ramita o yuyo que guardé con miedo.
Con doce pesos menos, sin cigarrillos, y el culo en las manos, subí a la rambla a chequear si alguna maldición me había hecho crecer un tercer ojo a la altura del codo, si me había convertido en señorita y estaba menstruando o si se me había agrandado, como por arte de magia, alguna parte interesante y útil de mi cuerpo.
Una vez realizado el relavamiento y de descubrir que todo estaba en orden, tomé aire tratando de calmarme, aunque seguía perturbado.
Ante la duda sobre qué hacer con el vegetal que descansaba dentro de mi bolsillo, opté por llamar a una persona que, por un pacto oscuro con el diablo a temprana edad, sabe de estas cosas.
El telefono sonó y rapidamente me atendió con su ton de voz de docente de escuela primaria. Le conté lo sucedido, acongojado, y me respondió con un contundente: "Sos un boludo, hijo mío". Viniendo de quien me tuvo nueve meses dentro de la panza, no me quedó otra que tomarlo como una verdad absoluta. La charla concluyó en menos de tres minutos y, perdido por perdido, me recomendó que el trocito verde cortado para la ocasión sea conservado donde me fue indicado y que, al momento de volver a Buenos Aires, sería sometido a examen.
Me voy al casino. Vamos a ver si funciona.

7 comentarios:

Chulian dijo...

Nota:
Hacer retóricas diciendo "TE VARESE?" A los marplatenses CAPAZ no les hacen toda la gracia del mundo.

Nota II:
Mis chistes siguen siendo malos aunque cambie de locación. La geografia y el humor no siempre van de la mano.

Clara dijo...

Ay Julián!!!!! Vuelvo a repetir lo que muchas veces dije: SÓLO A VOS TE PASAN ESTAS COSAS!!!!

Tus chistes no son malos, es que son taaaan inteligentes que la gente mortal y comun no logra comprenderlos del todo.

Un beso

Claris

Ari dijo...

A mí una gitana me sacó las monedas del colectivo con el mismo verso!! Me dijo que había una María en mi vida (en la vida de TODAS las personas hay una María) y me dio una bolita verde de algún árbol. La guardé en la mesita de luz hasta que se achicharró y la tiré a la mierda, no sin asco. Con todo respeto: estas son las cosas que te pasan cuando te ven la cara. Ahora sí, me voy a dormir.

Poly dijo...

Creo que amerita fumar ese yuyito con potenciales poderes místicos... solamente para ver que onda.

ROsarino Papá. dijo...

A Fulll.... estoy con Poly... gordo ... te cobraron un pedasito de marihuana a 12 pe... sos un gil xd.


con 12 pe te compras 6 fasos en rosario xd.

Y no tenes que besar a ninguna vieja desagradable.

ROsarino Papá. dijo...

NOOOOOO jajajaja.... me cayó la fichaaaa.com cuando chateemos te digo xd.

Natys! dijo...

Jajajaja, que navo!!!
Ese es el típico miedo a lo desconocido. Yo te aconsejaría que busques una comunidad gitana en baires y convivas con ellos un par de semanas, esa, lamento decirte, es tu única oportunidad de seguir con tu vida =P
Ahora dame diez pesos jajaja!
Che, ahora posta, Cuando empecé a leer, no caí que describías a una señora gitana, y me la imaginé en malla, osea, agradecé que en la realidad no fue así.
Hoy, evidentemente no puedo comentar nada serio jaja!
Saludos!