02 abril 2008

Yo lo sabía

Calor que raja la tierra. Frío que te congela las bolas. Lluvía que te empapa las mechas y un viento capaz de levantar hojitas caídas y hacerlas aterrizar de lleno adentro del ojo. Y todos esos cambios climáticos en un mismo día. Señoras y señores, Buenos Aires se ha convertido en una vieja menopáusica que ya no retiene ni controla sus fluidos. Que alguien nos ampare y nos proteja.
Esta tarde me asomé por la ventana que divide el kiosko del mundo exterior. Puse mis manos juntas, como si estuviera implorándole a la virgen atacordones que se apiade de mí, y con un rostro tierno mi súplica no necesitó de verbos. No te voy a dar monedas, me dijo mi kioskera habitual. Mirá la cara de cachorrito golpeado que te pongo, nena, no podés ser tan insensible, le contesté. Se ofreció a cambiarme dos pesos y, mientras buscaba los pequeños disquitos dorados, le pregunté si tenía novio. Ante la negativa, ofrecí presentarle a algún amigo soltero y sin apuros a modo de agradecimiento. Ante la segunda negativa, ofrecí presentarle a alguna amiga soltera y desesperada. Grave error. Fue en ese momento que la cara de la dama se transformó en una expresión mitad asco y mitad miedo. En un vago intento de arreglarla, mientras la joven se miraba a sí misma de pies a cabeza buscando algún rastro de lesbianismo, le conté de la vez que ví a un conocido sopapeándole el payaso a otro hombre en una fiesta. Y nadie se lo esperaba. De poco sirvió ya que, al borde de las lágrimas, mi último intento por salvar la situación fue decirle crudamente que "Uno nunca sabe". Soy un poco bestia a veces y se nota a la legua que "tacto" me la llevé a marzo del dos mil veinte. Hize la despedida más rápida que de costumbre antes que la chica en cuestión optara por arrojarme con algo por desubicado y huí pensando en que con tres preguntas pelotudas le cagué la tarde a una dama que ningún daño me hizo. Se ve que en el fondo soy un tipo jodido.

8 comentarios:

Ari dijo...

Naaaaa, que vas a ser jodido... sos una bestia, nada más.

Gisela Ange dijo...

Venías muy bien hasta los de la carita de perrito golpeado... pero se fue de mambo, jaja. Igual tampoco tomarlo con toda la seriedad... si lo tuyo fue un chiste y ella lo tomaba de la misma manera, quedabas como un colgado, pero nada más.

Capaz estaba sensible o algo... No te preocupes. Lo que sí, no da para pedir monedas allí otra vez, no?

Besote Chulián!

Cecilia Díaz dijo...

jejejejejejejeejejeje

Hay cosas q tienen que decirse, según la confianza. ahora sos un zarpado! jejej. Mal por ella que no tiene sentido del humor, eso es lo peor, el tacto se aprende.

Muy buena la metáfora del cambiante clima de baires con una vieja menopaúsica, pero es sexista! jejej

Besotes!

Pau dijo...

Mierda! Vos si que sos jodido!! Igual, la chica estuvo lenta. Sabés todas las cosas con las que te podría haber retrucado?

Marcia dijo...

Hola!!!

Que mala onda la mina y sí, a vos te falto tacto, pasate por mi blog nuevito y mi otra personalidad.

Besos Marcianos

Anastasia R. dijo...

Verdad.. no parece de jodido.. sino de bruto.. jajaja.. Pero si era un chiste la mujer era una amarga..

Besos..

P.D> La introduccion donde dice Señoras y señores, Buenos Aires se ha convertido en una vieja menopáusica que ya no retiene ni controla sus fluidos.

Lau dijo...

ja ja.....acá se aplica la frase "no aclare que oscurece".

Ana Victoria dijo...

Uno es dueño de sus silencios y esclavo de sus palabras, no lo podés controlar, eh? Jaja! Leyendo tus escritos me sorprende la creatividad que tenes para meter la pata!! (Aclaro que estoy viendo los archivos y es tu constante! Me haces reir!)